Una opción atrevida para las paredes


Existen muchos tabúes a la hora de decorar las paredes en negro porque es un color que absorbe la luz y reduce visualmente los ambientes. Si no se usa correctamente se corre el riesgo de que la habitación parezca una cueva, pero si se aplica bien se pueden conseguir unos resultados espectaculares.

  1. Existe el mito de que las paredes negras no son aptas para los espacios pequeños. Está claro que en esta circunstancia aplicar el negro en grandes dosis es un grave error, sobre todo si no se cuenta con ventanas, aunque sean mínimas, para que penetre la luz.
  2. a iluminación es muy importante en estos ambientes, independientemente del tamaño de la habitación. Si no se cuenta con una buena entrada de luz natural y la suficiente iluminación artificial, es mejor que renuncies a la idea de pintar las paredes en negro.
  3. Para estancias reducidas es mejor evitar los negros oscuros y utilizar tonalidades más grisáceas. Sírvete de complementos y muebles en blanco o colores claros.
  4. Otra forma de introducir este color es pintar una sola pared en negro y las otras en tonos claros.
  5. Otra idea genial para suavizar el impacto de las paredes en negro es emplear complementos en colores vivos que creen contrasten.
  6. Los amarillos y dorados combinados con negro aportan elegancia. Los toques azules, marrones y grises son perfectos para dormitorios con carácter. Para aportar dulzura, mezcla con rosas y malvas.
  7. Los textiles son una buena herramienta para ayudarte a aclarar el ambiente. Los cojines, la ropa de cama o la tapicería tienen que estar en sintonía.

https://www.pisos.com

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.